David de la Cruz no tuvo su mejor día en la tercera etapa de la Vuelta a Andalucía. El catalán se quedó sin fuerzas en el último repecho tras un duro cambio de ritmo en la cabeza de carrera. Tras abrirse, el de Sabadell trató de minimizar las pérdidas en un exigente final en Úbeda, donde Fuglsang (Team Astana) volvió a ganar y reforzó su liderato. Al cruzar la meta, De la Cruz afirmó no haber tenido su mejor día aunque espera recuperarse y afrontar las dos últimas etapas con mejores sensaciones.

«Hoy no he tenido un buen día. Ha sido una lástima porque el equipo ha hecho un muy buen trabajo pero al final estaba vacío. Ha sido una jornada muy dura, con ritmo alto desde el primer kilómetro pero pese a intentar hacerlo lo mejor posible, no se ha podido. Y cuando lo das todo, no puedes reprocharte nada. En el repecho no tuve fuerzas para seguir el cambio de ritmo y llegue a meta intentando minimizar pérdidas. Nunca es agradable ceder segundos pero toca recuperar y pasar página».