David de la Cruz vivió un final nervioso en la segunda etapa de la Vuelta a Andalucía. El ciclista catalán, no entró bien colocado en repecho final pese a tener buenas piernas y acabó cediendo 9″ con algunos favoritos. La victoria de etapa fue para Gonzalo Serrano (Caja Rural – Seguros RGA), que fue el más fuerte en un final explosivo en Iznajar. Fuglsang mantuvo el liderato y De la Cruz permanece en el Top 10 a 1:14″ del danés. Pese a ceder esos segundos en meta, el sabadellense afirmó que no fue por tener malas sensaciones, sino por un error en la colocación.

«Nunca es agradable perder segundos. Fue un final bastante nervioso donde la colocación era clave. Cuando la gente se empezó a abrir fue muy difícil recortar esa diferencia. Me quedo con que las sensaciones son buenas y que todavía quedan tres etapas muy interesantes por delante. Hay que ir día por día e intentar no perder tiempo».