David de la Cruz fue octavo en la primera etapa de la Vuelta a Andalucía 2020. Al concluir la Clásica de Almería el pasado domingo, el sabadellense ya alertó de la dureza del arranque de la prueba andaluza. Fuglsang (Team Astana) fue el más fuerte en Grazalema y se llevó la victoria y el liderato ante Landa (Bahrain-Mclaren). Ambos se distanciaron en las duras rampas del Puerto de las Palomas, mientras que De la Cruz subió a un buen ritmo en un segundo grupo. El catalán cruzó la meta a 1:03” de Fuglsang y afirmó estar bastante contento con este arranque.

“Hoy ha sido un día duro. Landa y Fuglsang han demostrado estar en otro nivel, pero a nivel personal estoy bastante contento. Con la excepción de los dos primeros, he estado con los mejores escaladores de la carrera. Estamos a principio de temporada, la primera etapa ha sido exigente y creo que nos hemos mostrado competitivos. Aun quedan cuatro etapas por delante para seguir peleando y buscar ser protagonista. Espero salir de esta Vuelta a Andalucía con buena forma para las próximas carreras y con un buen sabor de boca por el trabajo hecho. Así que creo que estamos en el camino”.